7 marzo, 2021

Cadena Total

Presentes cada día

“Todo está encaminado para que el combustible llegue a tres dígitos”, aseguran referentes del área en la provincia

Foto: El Doce – Córdoba.

Luego de una constante suba en el valor de los combustibles que se viene visibilizando con una aceleración intempestiva desde comienzo de este 2021, los especialistas en el mercado comenzaron a anticipar que el precio por litro de las naftas podría posicionarse por encima de los $100 en el corto plazo, algo que encadena una suba inevitable en el valor de muchos productos esenciales.  

En referencia a esta situación, Miguel De Paoli, referente del mercado de combustibles en el Chaco dialogó con Radio Provincia y anticipó que el “fenómeno de la inflación está afectando a todos los bienes de la economía, y de alguna manera está marcando la pauta de que el combustible está atrasado”. “Hace meses empezaron a hablar que el combustible va a llegar a los tres dígitos, y todo está encaminado”, anticipó. 

“Si en el 2020 subió un 21% el combustible y tuvimos una inflación del 40%, quiere decir que hay una situación económica que está afectando a un mercado específico, y esto es lo que estamos viendo en este 2021”, explicó, y argumentó que “en 2020, desde que comenzaron los efectos del aislamiento social, las ventas de combustibles en un primer momento bajaron un 70%, y durante 6 meses no subieron los volúmenes de venta hasta que empezaron a flexibilizarse esas medidas”. 

Miguel de Paoli, referente del comercio de combustibles en Chaco.

“El precio interno de los combustibles en Argentina, de los últimos 25 años, tiene dos variables que lo define en su conducta. Por un lado, la cotización internacional del barril del petróleo, y la segunda la cotización de nuestra moneda respecto al dólar”, graficó De Paoli, y recordó que durante la etapa de aislamiento obligatorio el Gobierno Nacional congeló el valor del barril del petróleo, una de las variables, sin embargo, remarcó que “desde abril a diciembre, de un dólar oficial a $63 terminamos en $90″. 

“Tenemos un proceso inflacionario que está muy bien marcado y que hace que los restantes bienes de la economía empiecen a fluctuar hacia arriba, y el combustible fue de los bienes que menos subió en 2020, y hoy hay un cierto cambio en la perspectiva de cómo colocar estos precios, porque los componentes fiscales que tienen los combustibles, o los componentes que se le agregan como son el etanol y el biodiesel, hace que esos componentes, al tener comportamientos que tienen que ver con las importaciones y exportaciones de granos, le sumen costos a producir un litro de combustible disponible al público”, explicó. 

Más allá del impacto nacional, De Paoli entiende que esta situación responde a un contexto de decadencia económica mundial que genera impactos laterales en todos los países. “El mercado global hizo que un barril de petróleo cueste menos de 12 dólares. Esto marca las consecuencias económicas que hubo a nivel global. Acá hay un contexto internacional en el que nosotros debemos estar involucrados para entender por qué está pasando lo que está pasando”, señaló.