Senasa decomisó 1.500 kilos de fiambres y chacinados de “alto riesgo sanitario” en Chaco

La mercadería considerada de alto riesgo sanitario por el Senasa fue eliminada en un establecimiento bajo supervisión oficial.

Los transportistas con contaba con la documentación sanitaria sobre origen y destino del producto. (Gentileza)

Para resguardar la salud de los consumidores, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) evitó la comercialización de 1.500 kilogramos de fiambres y chacinados considerados de alto riesgo sanitario al carecer de la documentación sanitaria sobre su origen y destino.

El cargamento fue detectado por agentes del Centro Regional Chaco-Formosa del Senasa durante un operativo de inspección de rutina realizada en el puesto de control integral de acceso al puente interprovincial Chaco-Corrientes.

Allí, el personal del organismo sanitario constató que un vehículo de gran porte habilitado para el transporte de sustancias alimenticias procedente de la provincia de Formosa con destino a Corrientes (según declaró su conductor), transportaba fiambres y chacinados sin el permiso de tránsito y solicitud de certificado sanitario que avalen el origen y destino fehaciente de la carga.

Al no poder comprobar la trazabilidad de la mercadería, los agentes del Senasa dispusieron su interdicción y se otorgó un tiempo prudencial para presentar la documentación sanitaria que respalde la carga.

Habiéndose cumplido el plazo establecido y ante la no presentación de la documentación sanitaria obligatoria, el Senasa ordenó la destrucción de los productos alimenticios considerados de alto riesgo sanitario.

Este operativo tuvo lugar en el establecimiento elaborador de subproductos ganaderos bajo supervisión oficial número 4926 de la localidad de Puerto Tirol.