27 de noviembre de 2021

Cadena Total

Presentes cada día

Maxi Gutiérrez, director de «La Panelista»: «El escándalo puede dejar un montón de víctimas»

Favio Posca y Florencia Peña, el conductor y la panelista de la ficción

Favio Posca y Florencia Peña, el conductor y la panelista de la ficción

El director y guionista Maxi Gutiérrez aseguró que su nueva película, «La Panelista», que es protagonizada por Florencia Peña y que mañana se conocerá en cines, tiene la «intención» de «generar conciencia» sobre «el escándalo, uno de los géneros narrativos de más auge y cuenta con una estructura increíble» que «puede dejar un montón de víctimas».

Flor Peña como la panelista metida en problemas

Flor Peña como la panelista metida en problemas

La película, que se desarrolla dentro de un estudio de televisión, en el detrás del escena y el aire de un programa de chimentos, cuenta con un elenco de figuras encabezado por Peña y que incluye a Soledad Silveyra, José Luis Gioia, Favio Posca, Campi, Diego Reinhold y Gonzalo Valenzuela, que le dan vida a estos personajes que caminan ciegamente hacia una hoguera de vanidades y ambiciones desmedidas.

[embedded content]

Trailer «La panelista»

«Lo que mueve a los personajes es la ambición y el desastre. Ninguno se salva. Cada uno tiene un propósito. Son personajes muy inspirados y reconocibles. No están porque sí. Y en esa línea de cada propósito las realidades son distintas. El chileno que interpreta Gonzalo Valenzuela cree que hay guerra con Argentina y no sé si le importa tanto otra cosa. Después Florencia (Peña), con esta locura que tiene su personaje Marcela Robledo y en donde todo se le viene encima», sostuvo Gutiérrez, en diálogo con Télam.

Marrtín "Campi" Campilongo otro de los panelistas

Marrtín «Campi» Campilongo otro de los panelistas

En ese sentido, explicó que «al margen del propósito que cada uno persigue, se trata sobre cómo la llevan y a la velocidad en la que lo hacen» que es «a todo y nada’ y ‘a las chapas» dentro de un escenario, el del «circo de la televisión», que al director le resulta muy «reconocible para hacer pie» por su experiencia y trayectoria profesional en la industria televisiva con la dirección de programas como «Gran Hermano», «Operación Triunfo» o «Tribuna caliente», pero atravesada por sus lecturas sobre teorías de la comunicación.

«Quería una historia que sucediera de forma natural y donde los personajes no estén demasiado caracterizados.»

Maxi Gutiérrez

Según su mirada, «La Panelista» trata de contar que «en el drama de la tele todo se magnifica y todo es un horror» y «trata de hacer gracia justamente con ese horror de verdad, con algo que está ahí y es real, que es la locura que hay y la urgencia que lleva a los personajes a hacer cualquier disparate y tomar decisiones erráticas».

Télam: ¿Cuándo te encontraste con esta historia y con el escenario del estudio de televisión donde se desarrolla la historia?

Maxi Gutiérrez: Quería una historia que sucediera de forma natural y donde los personajes no estén demasiado caracterizados. Que sea algo natural. Y empecé a pensar y me apareció el mundo de la televisión, que es algo que realmente conozco mucho porque trabajé muchos años ahí; me encanta esa dinámica, me parece muy atractiva, romántica, graciosa, colorida. Lo tiene todo. Es misteriosa, pero a la vez también tiene toda esa otra parte industrial que la hace monótona, en algún punto operativa. No es mi estética. Hay toda una parte que tiene que ver con los espacios de trabajo. Me parecía muy lindo porque se podía contar un cuento que lo podés contar en Tribunales o en un puerto, pero la historia pasa por otro lado. De ahí empecé a pensar en los problemas que podía haber en esa zona y la verdad es que todo lo que es el pararse frente a una cámara implica una negociación con el ego. Me pareció divertidísimo y ahí arranqué.

Peña como Marcela Robledo, la chimentera que busca un lugar en la pantalla.

Peña como Marcela Robledo, la chimentera que busca un lugar en la pantalla.

T: ¿Las pulsiones que determinan a estos personajes fueron extraídas de personajes reales que te encontraste durante tu trabajo en la televisión? ¿Pensás que sirven para reflexionar también sobre la sociedad?

MG: Hay un psiquiatra, Paul Watzlawick, que escribió la «Teoría de la Comunicación Humana» y otra cantidad de libros espectaculares, que plantea, con una mirada re-constructivista, que hay una realidad inventada y una realidad real. Es un concepto que siempre me apasionó y que tiene mucho que ver con lo que queremos ver, con la realidad que transformamos y adaptamos con nuestros propios condimentos. Me pareció que era una buena premisa para abordar esta historia, al igual que las urgencias que hacen que uno imagine algo que después termina por distorsionar completamente todo lo demás, y que si es emitido a través de un parlante como es la televisión, resulta en algo peligrosísimo, donde uno no puede distinguir qué es real y que no. Lo que pasa es que no hay que pasarse de solemnes. Bueno, el lenguaje de cada intérprete es distinto, pero a mí me causan gracia ese tipo de miradas. Entiendo que la televisión pueda ser dramática y profunda, pero a mí me parece que es como todo medio gracioso. Lo que me interesaba contar es que en el drama de la televisión todo se magnifica y todo resulta en un horror. Trata de hacer gracia justamente con ese horror de verdad.

T: ¿Esperás algún tipo de reacción por parte de los programas de chimentos que inspiraron parte de esta historia?

MG: Definitivamente no tiene esa intención, pero si pasa será parte de la locura de la televisión en donde cualquier cosa puede pasar y sin saber para dónde puede dispararse. La película tiene la intención, por lo menos, de generar una toma de consciencia sobre el escándalo, uno de los géneros narrativos de más auge y que cuenta con una estructura increíble. Empieza por el final, después vas conociendo los personajes y al final se diluye en un «no se sabe qué pasó» que puede dejar un montón de víctimas.

Read More