22 octubre, 2020

Cadena Total

Presentes cada día

Estaba de fiesta, desobedeció orden policial y amenazó a un hombre

La Policía debió actuar para suspender múltiples reuniones.

Una mujer de 27 años, domiciliada en Villa Barberán de la ciudad de Resistencia, amenazó a un vecino que la denunció por estar con música a muy alto volumen. La misma mujer minutos antes había sido advertida dos veces por personal policial para que baje el volumen.

El hecho sucedió en la noche de ayer, cerca de las 23,40, cuando agentes de la Comisaría 4 de Resistencia recibieron un llamado anónimo en el que se denunciaba que en una casa ubicado por la calle Sierras de Córdoba, en Villa Barberán, se encontraban escuchando música a alto volumen. Inmediatamente se dirigieron al lugar y se entrevistaron con la dueña de la casa quien accedió a apagar la música. Sin embargo minutos más tarde tomaron conocimiento que volvieron a ocasionar ruidos molestos en el mismo domicilio. Por tal motivo se comisionaron hasta el domicilio donde la moradora fue notificada de las infracciones al artículos 203º, 205º y 239º del Código Procesal Penal.

Luego, cerca de la hora 1, de este lunes, un hombre de 33 años se comunicó con el Servicio 911 para denunciar que había sido amenazado y agredido por la misma mujer y un grupo de hombres. Por ello se lo invitó a realizar la denunciar correspondiente.

Más operativos

Durante la madrugada de este lunes personal policial realizó operativos que consistían en evitar la concentración de personas en medio de la pandemia que todavía no ha llegado a su fin.

Uno de ellos se realizó en una viviendas del barrio Independencia de Puerto Vilelas. Allí, se entrevistaron con el morador de 34 años, quien manifestó que estaba llevando a cabo una fiesta con un grupo musical y unas 50 personas. Seguidamente, fue informado y notificada del Decreto 1162/2020, el cual dispone la restricción de reuniones y fiestas, por lo que dio por finalizado la celebración.

Otro se realizó en el barrio Juan Bautista Alberdi, donde se desarrollaba una fiesta clandestina. Una vez en el lugar constataron a un grupo aproximado de 100 personas, equipos de sonidos e instrumentos de percusión. La dueña de casa, una mujer de 43 años, fue notificada de su falta.

En el mismo barrio constataron en una vivienda que un grupo de 50 personas se encontraba reunido, con equipos de sonidos. Los organizadores del evento, una pareja de 31 y 30 años, fueron notificados de su situación legal.