19 de septiembre de 2021

Cadena Total

Presentes cada día

En mayo, creció la producción de las pymes industriales un 47% interanual

Según el Índice de Producción Industrial Pyme (IPIP), elaborado por la CAME, la actividad registra un repunte respecto de 2020, pero en los sectores que más cayeron, 6 de cada 10 industriales señalan que la situación todavía es “regular” o “mala”. Comparado con mayo de 2019, la producción cayó un 4,3%. Según el Índice de Producción Industrial Pyme (IPIP), elaborado por la CAME, la actividad registra un repunte respecto del 2020, pero en los sectores que más cayeron, 6 de cada 10 industriales señalan que la situación todavía es “regular” o “mala”. Comparado con mayo de 2019, la producción cayó un 4,3%.

Un reciente informe elaborado por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) da cuenta de que la producción de las pymes industriales continuó mostrando señales de recuperación en mayo de este año, pero con grandes diferencias entre empresas.

Si bien estadísticamente se crece, ya que comparada con 2020 la actividad registra un repunte importante especialmente en aquellos sectores que más cayeron el año pasado, 6 de cada 10 industriales señalan que la situación de su firma todavía es regular o mala.

Comparando su situación actual con mayo 2019, antes de la pandemia, 49% señaló que es peor, un reflejo del trayecto que resta recorrer para normalizar el sector productivo.

Comparativa

En concreto, el Índice de Producción Industrial Pyme (IPIP) frente a abril 2021, creció 11,1%, con las mayores tasas de variación mensual en Minerales no metálicos (+43,4%) y Calzado y marroquinería (+52,1%).

Frente a mayo de 2020, la producción creció 47%, con las mayores tasas de variación anual en Material de transporte (+100,1%) y Productos metálicos, maquinaria y equipo (+95,1%). Papel y cartón fue el que menos creció (+14,9%).

Frente a mayo de 2019, la producción cayó 4,3%, con tres sectores que ya recuperaron los niveles prepandemia y ocho que aún no.

En los primeros cinco meses del año, la industria pyme acumula un alza de 20,2% frente a iguales meses de 2020 y una baja de 8,1% frente enero-mayo de 2019.

En mayo 2020, la producción de ese sector había caído 34,9% anual, con lo cual era esperable una recuperación fuerte en las tasas de variaciones del mes.

Aunque con tasas de crecimiento más suaves, en los próximos tres meses la industria pyme debería continuar rebotando fuerte y cerrando su brecha con 2019, incluso a pesar de las nuevas medidas de aislamiento.

Situación compleja

Más allá de los números, muchos industriales pyme consultados aclararon que el crecimiento que tienen no refleja la situación real de la empresa, que atraviesa momentos de incertidumbre, complicaciones financieras y falta de rentabilidad. Es que, si bien el 42,9% de las industrias dijo haber tenido rentabilidad positiva en mayo, otro 57,1% tuvo rentabilidad nula (38,5%) o negativa (18,6%).

Otro problema marcado son los precios de reposición: “La incertidumbre es total, vendemos a un precio y a los pocos días queremos reponer insumos y no hay, o subieron 15%, 20%, entonces cuando vendemos no sabemos si vamos a ganar o perder”, dijo el dueño de una empresa de conserva de frutas de Mendoza.

En mayo la industria pyme operó con un 67,1% de su capacidad instalada, casi 20 puntos por encima de mayo 2020, y 9 puntos mayor a mayo 2019. En el aumento frente a 2019 en el uso de las instalaciones incide que, frente a las dificultades financieras, algunas industrias vendieron parte de su capital de producción. Eso queda de alguna manera reflejado en la proporción relativamente elevada de empresarios que manifestó tener planificado realizar inversiones en los próximos 6 meses (26,3%), aunque en algunos casos muy ligados a la posibilidad de obtener financiamiento. Hay sectores donde las entregas se están pautando con varios meses de retraso.

Entre algunos casos de inversiones previstas, se encuentra una fábrica de electrodomésticos de la zona oeste del GBA cuyo titular afirmó que viene realizando importantes inversiones en capital de trabajo, como adquisición de un horno de secado, robots industriales, máquinas dobladoras, y están entre sus planes las mejoras en la infraestructura y un incremento en la capacidad de producción.