16 mayo, 2021

Cadena Total

Presentes cada día

«El daño es irreparable: estas causas terminan afectando al funcionario y a su familia»

Tras conocer su sobreseimiento en la causa que lo tuvo como imputado junto a Cristina Fernández de Kirchner, el exintegrante del Directorio del Banco Central, Sebastián Aguilera expresó su satisfacción por la decisión de la Cámara Federal de Casación Penal pero lamentó que se haya «utilizado a la Justicia para resolver cuestiones políticas». «Todo esto fue parte de un montaje mediático para hacer deambular a la expresidenta por los Juzgados», sentenció.

Sebastián Aguilera celebró el fallo de la Cámara pero aseguró que el daño es «irreparable».

El exvicedirector del Banco Central de la República Argentina, Sebastián Aguilera, celebró la decisión de la Cámara Federal de Casación Penal de sobreseerlo junto a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, al gobernador bonaerense, Axel Kicillof y al resto de los acusados; en la causa que investigaba supuestas irregularidades en la compra-venta de dólares, conocida como “Dólar futuro”. Tal como lo informó la Agencia Télam la resolución fue adoptada de forma unánime por los jueces de la Sala I del máximo tribunal penal, Ana María Figueroa, Daniel Petrone y Diego Barroetaveña, quienes entendieron que la conducta reprochada a los imputados es atípica, por lo que deben ser sobreseídos por «inexistencia de delito». De quedar firme esta decisión, los imputados ya no deberán afrontar el juicio oral y público al cual había sido elevado el expediente que en su etapa de instrucción estuvo en manos del fallecido juez Claudio Bonadio.

Daño irreparable

En declaraciones al programa Zoom de Radio Provincia, Aguilera resaltó que a pesar del sobreseimiento, «el daño causado es irreparable: estas causas, que se judicializan por cuestiones políticas, terminan afectando al funcionario y su familia».  Mencionó en ese sentido que «el tiempo que se pierde, la persecución, la libertad restringida y la imposibilidad de disponer del patrimonio» termina sin tener la vindicación acorde. 

«Todos los que fuimos parte de un proyecto político, de un día para otro estábamos con una condena social y mediática respecto de decisiones políticas convalidadas por gran parte de la sociedad y que no son objeto de discusión judicial», consideró. La causa «Dólar Futuro» tuvo una dimensión mediática muy importante, porque fue en la marco de la cual se dio la primera citación judicial de la entonces ex presidenta, Cristina Fernández de Kirchner. 

«Si bien es cierto que, con el tiempo quedó claro que fue una estrategia política esta madeja judicial; en aquel momento fue muy complicado», recordó Aguilera. En ese sentido consideró que «tras el triunfo de Macri, esta estrategia se exacerbó hasta convertirse en un acosos judicial contra buena parte de los funcionarios de la gestión saliente; en consecuencia esta terminó siendo la causa insignia de la judicialización de la política impulsada por el administración del Pro», analizó.

El exfuncionario del BCRA recordó que «el peritaje que produjo el cuerpo de peritos de la Corte Suprema de Justicia determinó que no había perjuicio alguno sobre el Estado». «Cuesta entender cómo una causa como esta sea elevada a juicio oral sin la producción de las pruebas, y ese peritaje, por caso, se realizó posteriormente», sumó.

Montaje mediático

Aguilera consideró que «todo esto tuvo que ver con el montaje mediático, con la intención de hacer deambular a la expresidenta por los Juzgados creando la impronta que se pretendía lograr en ese momento, pero luego del peritaje la causa ya no tenía sentido porque contraponía elementos objetivos de prueba contra testimoniales de actores con clara intenciones políticas». «Se usaron resortes del Estado para ensuciar a un proyecto político, yo soy una consecuencia de ese proceso, pero además como parte de un proceso mucho más complejo y que sigue afectando a los sectores más débiles con una brutal transferencia de recursos hacia los más poderosos que se termina profundizando con la pandemia», analizó. En ese marco aseguró que «todo este escrache mediático y jurídico tenían que ver, en definitiva, con darle un manto de legitimidad a un cúmulo de decisiones que iban a perjudicar a gran parte de la sociedad», cerró.