Creció la brecha de los precios entre lo que cobran los productores y lo que se paga en góndola


Se trata de los productos agropecuarios que participan de la mesa familiar. Los consumidores pagaron, en promedio, 6,22 veces más de los que recibieron los productores. En 19 de los 24 artículos incluidos, se podían encontrar mejores precios en los comercios pymes de cercanía que en lo hipermercados.


En un reciente informe, la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) dio cuenta de que la brecha de precios para el promedio de los 24 principales productos agropecuarios que participan de la mesa familiar aumentó 6% en agosto. La cifra fue impulsada principalmente por la caída en los precios que recibió el productor. En este escenario, el consumidor pagó 6,22 veces más de lo que cobró el productor por esos alimentos, aunque la participación del productor en los precios de venta subió levemente, a 25,2%.


Es el quinto mes consecutivo que esa brecha aumenta. Para los 24 agroalimentos relevados, los consumidores pagaron en promedio 6,22 veces más de lo que cobró el productor (5,87 en julio).


La suba mensual del IPOD, considerando la estacionalidad de los productos, fue impulsada por una baja de 7% en los precios al productor, mientras que los precios al consumidor bajaron 3,7% en los comercios pymes de cercanía y subieron 1,3% en los hipermercados.


Estos porcentajes representan, en promedio, las variaciones de precios mensuales de los 24 productos de la canasta en los diferentes estadios (precio en origen, precio en góndola en comercios de cercanía y en hipermercados).



Considerando los 24 productos relevados, en 19 de ellos se podían encontrar mejores precios en los comercios pymes de cercanía que en lo hipermercados, y solo en 5 al revés. El brócoli mantuvo una diferencia importante, ya que en verdulerías y almacenes el precio del kilogramo fue 42,1% menor a los hipermercados. Le siguió la berenjena, con una diferencia de 27,9%. En cambio, en los hipermercados se pudo conseguir la calabaza 23,7% más económica que en los comercios pymes

.

Comparación por productos


Los productos con mayor suba mensual en sus brechas fueron: berenjena, con un alza de 80,7%, cebolla (+39,7%), limón (+36,8%) y brócoli (+31,4%). Los de mayores bajas fueron tomate el redondo (-28%) y la papa (-18,3%).


Los datos surgen del Índice de Precios en Origen y Destino (IPOD) que elabora el sector de Economías Regionales de CAME en base a los precios de origen de las principales zonas de producción y a más de 700 precios de cada producto en destino, relevados no solo en verdulerías y mercados por un equipo de 30 encuestadores, sino también mediante un monitoreo de los precios online de los principales hipermercados del país, durante la segunda quincena del mes.


IPOD frutihortícola: subió 6,8% en el mes y la brecha promedió se ubicó en 7 veces.


IPOD ganadero: se mantuvo en 3,24 veces, como en julio. El IPOD ganadero resultó 53,7% más bajo que el IPOD frutihortícola, ampliando nuevamente su brecha frente al mes anterior.


Participación del productor en el precio final: subió 0,3 puntos porcentuales en agosto, de 24,9% en julio a 25,2% en agosto.

Brechas y aumentos


En agosto, las mayores brechas entre precios de origen y destino se dieron en: zanahoria con una diferencia de 14,7 veces, zapallito (14,4 veces), limón (14,3 veces) y naranja (12,4 veces).


Los productos con menores brechas, en tanto, fueron: frutilla (1,7 veces), pollo (1,8 veces), huevos (2,1 veces) y ajo (2,3).


En agosto hubo 12 productos con aumentos en sus brechas y 12 con caídas, que determinaron la suba promedio de 6% en el IPOD del mes.


En tanto, el informe de CAME asegura que “la participación promedio del productor en el precio final de los 24 productos relevados subió de 24,9% en julio a 25,2% en agosto”.


La mayor participación la lograron en la frutilla, donde el productor recibió en promedio el 59,8% de su precio de venta minorista. La peor ocurrió en la zanahoria: el productor apenas se llevó el 6,8% del precio que pagó el consumidor.