4 marzo, 2021

Cadena Total

Presentes cada día

Cientos de detenciones en protestas de partidarios del opositor Navalny

Varios miles de personas salieron a las calles

Varios miles de personas salieron a las calles

Cientos de personas fueron detenidas este sábado en ciudades de Rusia durante manifestaciones no autorizadas y organizadas por partidarios del líder opositor Alexey Navalny para exigir su liberación, en medio de la pandemia de coronavirus, mientras que el Kremlin acusó a Estados Unidos de alentar las protestas, informaron medios rusos y una ONG.

Videos difundidos por la agencia de noticias rusa Sputnik mostraron enfrentamientos entre manifestantes y policías en la céntrica plaza Puschkin de Moscú, así como a agentes antidisturbios llevando a la rastra a algunas personas durante la protesta, que según el Ministerio del Interior reunió a 4.000 personas solo en la capital.

Las detenciones fueron particularmente violentas en Vladivostok, puerto ruso del océano Pacífico, donde los policías antidisturbios golpearon a los manifestantes con porras

Entre los detenidos se encuentra la esposa de Navalny, Yulia Navalnaya,

Navalny, desde hace años uno de los mayores críticos del presidente Vladimir Putin, fue detenido el 17 de enero a su regreso a Moscú desde Alemania, donde pasó cinco meses recuperándose de lo que médicos alemanes describieron como un envenenamiento con un agente nervioso.

Putin, que acusa a Navalny de vínculos con servicios de inteligencia extranjeros, rechazó las acusaciones en diciembre, cuando dijo que no fueron producto de una investigación sino de «materiales de los servicios especiales estadounidenses» y que Rusia no podía abrir una pesquisa porque nadie había aportado «evidencias relevantes».

En Moscú, las protestas siempre son más multitudinarias

En Moscú, las protestas siempre son más multitudinarias

Autoridades rusas dicen que Navalny, de 44 años, fue detenido porque durante su estancia en Alemania violó los términos de una condena en suspenso de 2014, aunque el líder opositor dice que esa fue una causa armada motivada políticamente.

Las primeras manifestaciones en el Extremo Oriente y en Siberia, donde miles de personas salieron a las calles en Vladivostok, Jabarovsk, Novosibirsk y Chita, tuvieron que hacer frente a importantes efectivos de la policía y a temperaturas que en algunos casos llegaron a los -50 °C.

Poco después, en Moscú, se congregaron miles de manifestantes en la céntrica plaza Pushkin, con carteles que decían «Rusia será libre».

Las fuerzas del orden procedieron a arrestar a algunas personas y se desataron algunos enfrentamientos, según Sputnik, que dijo que 40 policías sufrieron heridas leves.

La ONG OVD-Info, especializada en el seguimiento de las protestas en el país, afirmó que 2509 personas detenidas en más de 60 ciudades de Rusia, incluyendo 952 en Moscú, informó Sputnik.

La policía moscovita advirtió ayer que iba a reprimir» cualquier protesta no autorizada que considere una «amenaza para el orden público». La alcaldía de la capital denunció manifestaciones «inaceptables» en medio de una pandemia.

La esposa de Navalny, Yulia Navalnaya, también fue detenida mientras se manifestaba en Moscú, informó ella misma en su cuenta de Instagram, a la que subió una foto en el camión de policía en el que era trasladada.

La Cancillería rusa dijo hoy que la embajada estadounidense en Moscú tenía que «dar explicaciones» por haber publicado en su página web el itinerario de las manifestaciones opositoras en la capital.

«Ayer, la embajada de Estados Unidos en Moscú publicó las ‘rutas de las protestas’ en diversas ciudades rusas y lanzó informaciones sobre una ‘manifestación hacia el Kremlin'», dijo la portavoz del Ministerio ruso, Maria Zajarova, en la red social Facebook.

«Colegas estadounidenses van a tener que venir a dar explicaciones», agregó.

Se refería a la publicación en el sitio web de la embajada de una advertencia en la que se pedía a los ciudadanos estadounidenses que no asistieran a las manifestaciones del sábado en Rusia. En este texto, la representación estadounidense precisaba en qué ciudades y en qué calles estaban previstas las concentraciones.

Para la diplomática rusa, se trataba de animar a los manifestantes.

Zajarova dijo que si la embajada rusa en Washington hubiera actuado de esta manera, habría dado lugar a «amenazas de sanciones y expulsiones de diplomáticos rusos».

Los diplomáticos estadounidenses no reaccionaron inmediatamente. La portavoz de la embajada de Estados Unidos, en cambio, denunció los centenares de detenciones de manifestantes durante las acciones de protesta del sábado.

La policía rusa detuvo esta semana, antes de las movilizaciones, a los principales aliados de Navalny, dos de los cuales fueron condenados ayer a penas de prisión de corta duración.

Navalny está en detención hasta el 15 febrero al menos y con varios procesos judiciales abiertos en su contra, incluyendo uno por estafa contra la empresa de productos de belleza Yves Rocher y otra por apropiación ilícita de fondos de una maderera.

El líder opositor rechaza las acusaciones.