Cadena Total

Toda la información de General Pinedo, la región y el país.

POR DÓNDE EMPEZAR A LA HORA DE EMPRENDER

Un error muy frecuente consiste en poner únicamente el foco en definir hasta el más mínimo detalle lo que se va a ofrecer. La mayoría de los emprendedores conocen el área o sector del emprendimiento que quieren montar, pero una a vez tomada la decisión, (nada fácil) de arrancar con el emprendimiento viene la primera pregunta: ¿Por dónde empezar? Por supuesto, no hay una respuesta única, pero sí hay algunos puntos a tener en cuenta que habitualmente escapan a la mirada de los nuevos emprendedores que vienen a INICIAR en el mercado.

Lo importante a la hora de definir nuestro emprendimiento es tener en claro que se ofrecerá, producto / servicio. Un producto en el mercado debe cumplir un requisito esencial, el de su atención, adquisición, uso o consumo y que pudiera satisfacer un deseo o necesidad. Los productos incluyen más que sólo los bienes tangibles. Cuando el servicio es una forma de producto que consiste en actividades, beneficios o satisfacciones que se ofrecen a la venta y que son intangibles.

Claramente lo primero a definir es qué producto o servicio se va a ofrecer, luego de definir si se ofrece ambos o se ofrece algunos de ellos, ver el lugar de prioridad que se le da dentro del emprendimiento, sabemos que hay ciertos productos o servicios dentro del rubro que se está emprendiendo, que tienen mayor fuerza en el mercado, es allí donde se le dará entonces el primer lugar, dejando para un lugar secundario aquel que no tiene fuerza, pero suma al todo ante los ojos del mercado.

Hoy se espera que ambos convivan, es el caso de la atención al público que, si bien no tiene un pago, pero colabora a la compra de un producto. En muchas oportunidades el cliente se acerca por un producto, pero termina definiendo la compra por el tipo de atención que recibe. Por eso es importante potenciar nuestras habilidades comunicacionales con el público, tratar de tener una buena presencia, una buena predisposición y tener en claro que estoy ofreciendo sin titubear a la hora de vender.

Vale recordar que en lo que respecta la atención al público no solo pasa por lo verbal, pasa por elementos como la comunicación no verbal, la proxémia y muchos otros elementos que incluyen y fortifican nuestro emprendimiento a través de la atención al público, y como resultado final, permitiendo al cliente llegar a su satisfacción.